miércoles, 6 de junio de 2012

Published 12:20:00 by with 0 comment

Hoy, a los 91 años murió Ray Bradbury, el poeta de la ciencia ficción.

"Yo no soy un escritor de ciencia ficción. Yo sólo escribí un libro de CF, Fahrenheit 451. Todos los otros son de fantasía. La fantasía son cosas que no pueden suceder y la ciencia ficción es acerca de cosas que pueden suceder".

Al contrario de las clasificaciones, así se definía a sí mismo el escritor Ray Bradbury. Puede sonar sorpresivo, porque es considerado uno de los más grandes escritores de ese género del siglo XX. Esta mañana, a los 91 años, falleció en Los Angeles el autor de Crónicas marcianas, según informó su familia

Nacido en 1920 en Waukegan, Illinois, el escritor es autor de 27 novelas y una nutrida colección de historias cortas, con obras tan importantes como Crónicas marcianas y Fahrenheit 451, y otras como El hombre ilustrado y El país de octubre, y fue profusamente adaptado pr el cine y la televisión.

Su nieto Danny Karapetian,dijo que "(Bradbury) influenció en muchos artistas, escritores, profesores, científicos, y fue siempre conmovedor y reconfortante escuchar sus historias. Su legado sigue vivo en su cuerpo monumental de libros, cine, televisión y teatro, pero lo más importante, en las mentes y los corazones de cualquiera que lo lea, porque leerlo fue conocerlo. Él era el más grande niño que conozco", dijo.

Según el escritor y profesor Gregory Benford (ganador del premio Nebula de Ciencia ficción), "en las décadas del 40 y 50 su nombre se convirtió en una marca".

El escritor fue un modelo cercano a la conocida frase del "self made man" (el hombre que se hizo a sí mismo), ya que sus únicos estudios fueron los del colegio. Luego de egresar en 1938 de Los Angeles High School, comenzó a formarse por cuenta propia mientras se sobrevivía vendiendo periódicos en las esquinas de la ciudad. En las noches, iba a la Biblioteca Municipal de Los Angeles.

Su primer cuento publicado fue la historia corta Hollerbochen Dilemma, editado en la revista Imagination! en 1938. Al año siguiente, Bradbury publicó cuatro números en su propia revista amateur, Futuria Fantasia, pero su primera publicación pagada fue el cuento corto El péndulo, aparecido en Super Science Stories en 1941.

Luego de publicar algunos años en revistas y periódicos, el impulso mayor que tuvo el escritor fue en 1945, cuando su cuento corto The Big Black and White Game fue seleccionado en el Best American Short Stories. En 1947 publicó su primera colección de relatos cortos, Dark Carnival.

Con la publicación de Crónicas marcianas, en 1950, su nombre quedó ligado definitivamente al género de ciencia ficción. El libro describe los intentos del hombre por colonizar Marte, los efectos de esa colonización en los marcianos y la reacción ante un ataque nuclear en la Tierra.

Con este trabajo, se instalaron además los temas que marcarían el trabajo del autor: los miedos de Estados Unidos en los tiempos de post guerra, la amenaza de la guerra nuclear y la presencia del racismo y la censura, así como la pérdida de libertad que inflingen los gobiernos a los individuos.

En ese contexto, en 1953 editó su trabajo más célebre, Fahrenheit 451, descripción de un futuro cercano donde un gobierno totalitario rige las vidas de las personas y donde leer es una actividad proscrita. La novela tuvo una exitosa adaptación en 1963 de parte del francés Francois Truffaut. A propósito de este trabajo, el escritor dijo que "hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos".

Conforme a su progresivo prestigio, Bradbury comenzó también a colaborar en el cine y la TV. Participó en el guión de El monstruo de los tiempos remotos (The Beast from 20000 Fathoms), una adaptación de su cuento The Fog Horn. También lo hizo en La feria de las tinieblas (según su novela Something Wicked This Way Comes), y el reputado director John Huston lo llamó para colaborar en el guión de Moby Dick (1956).

En televisión, su intento más exitoso fue en la miniserie Crónicas marcianas, lanzada en 1979 y con Rock Hudson de protagonista, la que sin embargo, no satisfizo a su autor. Buscando un mayor control creativo, Bradbury se refugió en la TV por cable y lanzó la serie Ray Bradbury Theater (El teatro de Ray Bradbury), de 1986 a 1992. Colaboró además en episodios de Alfred Hitchcock presenta, La dimensión desconocida y el telefilme The Halloween Tree.

    email this       edit