sábado, 24 de enero de 2015

Published 15:23:00 by with 0 comment

El Reloj del Juicio Final y la humanidad.

Ahora se encuentra a tres minutos de la medianoche.

El comité de miembros del Boletín de Científicos Atómicos decidió actualizar el Reloj del Apocalipsis (también Reloj del Juicio Final) y lo adelantó 2 minutos.

Tres minutos para la medianoche es la hora que marca el reloj que indica lo cerca que estamos de conocer alguna catástrofe de grandes magnitudes para la humanidad.
Científicos que trabajaron directamente en el desarrollo de la bomba atómica (Proyecto Manhattan) fueron quienes iniciaron el boletín en el año de 1947 donde se discutieron las amenazas relacionadas con este tipo de armamento y se creó dicho reloj para indicar la cercanía de algún suceso con consecuencias terribles para el destino de nuestro planeta.
Es ahora que los investigadores concluyen que el calentamiento global junto con el desarrollo actual de armas nucleares refieren una amenaza similar al periodo de la Guerra Fría:
En el 2015, el cambio climático sin control, modernización global de armas nucleares y arsenales desmesurados de armas nucleares representan una amenaza extraordinaria e innegable para la existencia continua de la humanidad, y los líderes mundiales han fallado en actuar con la velocidad o en la escala necesaria para proteger a los ciudadanos de una catástrofe potencial. Estas fallas de liderazgo político ponen en peligro a cada persona en la Tierra [...] Hoy en día, más de 25 años después del fin de la Guerra Fría , los miembros del Consejo del Boletín de los Científicos Atómicos han visto de cerca la situación mundial y la encuentran como una gran amenaza para la Humanidad, tan amenazante que las manecillas del Reloj del Apocalipsis deben posicionarse otra vez a tres minutos de la medianoche, dos minutos más cerca de una catástrofe que en el 2014.
El comité de científicos urge a los líderes de los países en el mundo a discutir los temas relacionados con las amenazas ambientales y de armamento nuclear para disminuir este riesgo latente.
¿Como salvarnos?
Nuestra única opción sería que los adultos volviésemos a tener la inocencia de los niños...



    email this       edit