martes, 2 de abril de 2013

Published 17:16:00 by with 1 comment

Doble adicción: El peligro real de comunicarse incomunicándose.

      Me encanta ver como alguien me mira al responderles que no tengo Facebook y que nunca he enviado un mensaje vía Twitter.

La mayoría no se despega de los artefactos necesarios 
para estos menesteres.

Era que no, si se sienten tan acompañados 
por decenas, centenas, miles o millones de "seguidores" virtuales.

Muchas veces he tratado de comunicarme 
con alguien fanático de una o de las dos opciones. 

Casi siempre la respuesta ha sido el silencio. 
Está bien ¡Esa ES una respuesta!

Mas, cuando llega el momento de los quiubos
 perfectamente con quien puedo contar.  

Son poquitos, pero ¡ahí están de verdad!

Mis amistades reales funcionan mas rápido 
y con mayor eficiencia, que infinitas amistades virtuales.  

Me apena constatar que existe tanta gente que se obnubila y autoengaña publicando sus intimidades a todo el universo, tratando de sentirse millonaria en amigos. 

La mayoría de las veces, 
rodeada de una negra y abismante soledad. 

Así de a poquito, van entrando a un mundo ilusiorio,
evitando disfrutar la vida de verdad, ocultándose tras una pantalla
o encegueciéndose frente a un teclado.  

Creo que con un par de amigas o amigos de verdad, 
su vida sería mucho mas hermosa...
 

 
 







    email this       edit

1 comments:

Anónimo dijo...

¿Por que estás todo el dia en Twitter y Facebook?

Cierto…: Tenía una vida… pero ¡No me acuerdo de la contraseña!